Paschimottanasana - La postura de la pinza sentado


Como cada semana últimamente, hoy os traigo la postura de la pinza sentado, que es como la de la semana pasada, pero, valga la redundancia, sentado. Su nombre sánscrito se deriva de "Paschima", que significa "oeste" o "detrás", "Uttana", que significa "estirar" o "extender", y "Asana", que significa "postura". En este artículo, exploraremos los beneficios de Paschimottanasana, las contraindicaciones a tener en cuenta y cómo realizar esta asana paso a paso.

Beneficios de Paschimottanasana

Paschimottanasana es una postura de flexión hacia adelante que trabaja principalmente en la parte posterior del cuerpo, incluyendo la columna vertebral, los músculos de la espalda, las piernas y los músculos de la pelvis. Aquí están algunos de los beneficios clave de esta asana:

1. Estiramiento de la Espalda: La flexión hacia adelante en Paschimottanasana estira y alarga la columna vertebral, ayudando a aliviar la tensión en la parte superior de la espalda y el cuello.

2. Fortalecimiento Abdominal: Esta asana implica el uso de los músculos abdominales para inclinarse hacia adelante, lo que puede fortalecer la zona abdominal.

3. Mejora la Digestión: Paschimottanasana puede estimular los órganos internos, incluyendo el sistema digestivo. Esto puede ayudar en el proceso de digestión y aliviar problemas de estreñimiento.

4. Alivia el Estrés: Al practicar esta asana, la cabeza se coloca más abajo que el corazón, lo que puede tener un efecto calmante en el sistema nervioso. Puede reducir el estrés y la ansiedad.

5. Estimula los Órganos Pélvicos: Paschimottanasana estimula los órganos pélvicos, lo que puede ser beneficioso para la salud reproductiva.

6. Aumenta la Flexibilidad: Esta asana estira los músculos de las piernas, los isquiotibiales y los músculos de la pantorrilla, lo que puede mejorar la flexibilidad de la parte posterior del cuerpo.

Contraindicaciones y Precauciones

A pesar de los beneficios, Paschimottanasana puede no ser adecuada para todos. Aquí hay algunas contraindicaciones y precauciones a tener en cuenta:

1. Lesiones de Espalda o Piernas: Si tienes lesiones en la espalda baja, los isquiotibiales, las rodillas o cualquier lesión reciente, evita esta asana o modifícala según sea necesario. Pregúntame antes de realizar la postura si tienes alguna duda o patología.

2. Hipertensión: Si tienes presión arterial alta, modifica la asana manteniendo la espalda recta y no dejando que la cabeza descienda demasiado cerca de las piernas. Evita la tensión en la cabeza y el cuello.

3. Embarazo: Durante el embarazo, la práctica de Paschimottanasana puede ser incómoda y no se recomienda, especialmente en el segundo y tercer trimestre. Opta por posturas más seguras para el embarazo.

4. Problemas de Espalda Crónicos: Si tienes problemas crónicos de espalda, como hernias de disco, consulta con un profesional de la salud antes de intentar esta asana.

Cómo Realizar Paschimottanasana Paso a Paso

Sigue estos pasos para practicar Paschimottanasana de manera segura y efectiva:

1. Posición Inicial:

Comienza sentado en el suelo con las piernas extendidas frente a ti. Mantén los pies juntos y las puntas de los dedos de los pies apuntando hacia el techo.

2. Alargamiento de la Espalda:

Inhala profundamente mientras alargas la columna vertebral. Estira los brazos hacia el techo para alargar la columna aún más.

3. Flexión hacia Adelante:

Exhala lentamente mientras inclinas el torso hacia adelante desde las caderas. Mantén la espalda recta a medida que te inclinas. Imagina que estás tratando de alcanzar tus dedos de los pies con el pecho.

4. Agarre las Piernas:

A medida que te inclinas hacia adelante, alcanza tus pies o los tobillos con las manos. Si no puedes llegar tan lejos, puedes sostener las pantorrillas o los muslos.

5. Extiende la Espalda:

Inhala mientras alargas la espalda nuevamente, manteniendo la posición. Esto creará una ligera separación entre el pecho y las piernas.

6. Flexión Profunda:

Exhala mientras llevas el torso más cerca de las piernas. No te preocupes si no puedes llegar muy lejos; el objetivo es sentir un estiramiento, no necesariamente tocar los pies.

7. Mantén la Postura:

Permanece en Paschimottanasana durante varias respiraciones profundas, manteniendo la espalda lo más recta posible y estirando hacia adelante con cada inhalación y exhalación.

8. Regreso a la Posición Inicial:

Para salir de la postura, inhala mientras alargas la espalda nuevamente y luego exhala mientras te enderezas lentamente.

Conclusión

Para mi, paschimottanasana es una postura esencial en casi todas mis sesiones, ya que realizándola a diario, en muy poco tiempo puedes ver una progresión en tu elasticidad, lo cual motiva y hace sentir bien, además de los beneficios propios de la postura mencioandos más arriba.


Espero que te sea útil la información, y recuerda que puedes contactarme si tienes alguna duda de cómo iniciarte en este hermoso mundo del yoga.


Namaskar

Comentarios

Entradas populares de este blog

Recomendaciones básicas para la práctica correcta y segura de yoga:

Urdhva Mukha Svanasana - La Postura del Perro mira hacia Arriba

Comino